Archive for 24 agosto 2011

La reforma de la Constitución Española.
agosto 24, 2011

La prevista reforma constitucional que fije en principio un límite de déficit público en el actual contexto presupuestario debería incluirse dentro del Título VII y que hiciera referencia a que a partir del 2016 o 2018 el déficit presupuestario no pueda ser superior a por ejemplo el 1% del PIB. La Constitución alemana hace referencia expresa a que a partir del 2016 el déficit no podrá ser superior al 0,35% PIB, pero es un compromiso que adquiere la principal potencia económica europea. En nuestro caso, además de exigir un tiempo que puede ser superior en por ejemplo dos años para poder desarrollar las reformas oportunas puede incluir un porcentaje adicional de flexibilidad que al tiempo que asume los compromisos europeos con el equilibrio presupuestario permita un cierto margen adicional de intervención dentro de la propia economía.

Por otro lado, al fijarse esta norma con rango constitucional vincularía de alguna forma a la aprobación de los presupuestos anuales dentro de los límites fijados y exigiría al mismo tiempo el desarrollo de otro tipo de leyes complementarias que vinculara nuetro actual marco de funcionamiento y desarrollo a unos límites de estabilidad y crecimiento. Acelerará el proceso de reformas para reactivar la economía y eso a la larga beneficia a todo el mundo. Sin embargo sitúa en una posición un tanto precaria la función desarrollada por las actuales autoridades económicas europeas quienes habrán dado un paso de gigante en el proceso de convergencia, si los objetivos se cumplen, y sin aportar ningún tipo de garantía extraordinaria. Es todo demasiado complicado. Además, también está por ver si el resto de Estados miembros van a incluir esta regla de oro dentro de sus Constituciones…

En definitiva, yo opino que tendría que debatirse el problema en el próximo Consejo Europeo y que de establecerse esta medida habría quizás que buscar el compromiso de reforma dentro de las legislaciones de todos los estados miembros. Puede ser la vía más lógica para garantizar la sostenibilidad del euro.